Cuando enfermamos

caminar solo

Hoy leía una reflexión maravillosa de como los niños cuando son pequeños pasan por un sin fin de enfermedades infecciosas, las cuales no solo ayudan a reforzar su sistema inmunitario si no que facilitan  sus procesos de desarrollo. La observación de que cuando los niños salen de una enfermedad los vemos y están diferentes, podría decirse más grandes, que han madurado en algún aspecto en particular, como si la enfermedad marcara un hito en el desarrollo de ellos mismos. En los niños es muy fácil ver ese continuo cambio y evolución.

Y en los adultos siento que pasa lo mismo, o podría pasar. Sería maravilloso que como sociedad dejáramos que la enfermedad nos brindara una nueva estructura interna, una nueva mirada de nosotros, una nueva visión del mundo que nos rodea. Sería maravilloso ver la enfermedad como una oportunidad para replegarnos y reflexionar, para que el cuerpo nos hable sobre aquello que la mente consciente o inconsciente no ha sabido expresar.

Salgo de una super gripe y siento que no soy la misma, siento esa lucha interna que tuvo mi cuerpo físico por expulsar el virus, lo que le amenazaba. Salgo de la gripe con la idea de lo que pasó en mi mente, en mi emoción. Salgo de la gripe con la idea de que algo cambió. Y es ese algo el que le da sentido a la gripe y al proceso que me llevó a ella.

A veces la acción nos sana. En el impulso de actuar esta escondida la liberación. Liberarse para soltar, para dejar atrás todo aquello que ya no nos sirve, las viejas vestiduras, dejar atrás aquel que se era. La acción como activismo individual, la acción como empoderamiento de mi propia vida, la acción como acto de consciencia. En la acción está implícito el echo de que sé que necesitaba salir de la zona de confort para poder dirigirme hacia mi bienestar.

Os comparto un texto maravilloso e inspirador sobre las infecciones y la enfermedad, extraído del libro “La enfermedad como camino” de Thorwald  Dethlefsen y  Rüdiger  Dahlke: 

Se suscita la pregunta de si, básicamente, el proceso de la enfermedad corporal puede sustituir a un proceso psíquico. No es fácil responder a esto, ya que la división entre conciencia y cuerpo es sólo una herramienta de argumentación, pues en la realidad el linde no está muy marcado. Porque aquello que se produce en el cuerpo lo experimentamos también en la conciencia, en la psiquis. Cuando nos golpeamos el dedo con un martillo, decimos: me duele el dedo. Pero ello no es exacto, ya que el dolor está sólo en la mente, no en el dedo. Lo que hacemos es sólo proyectar la sensación psíquica de «dolor» al dedo.  Precisamente por ser el dolor un fenómeno mental podemos influir en él con tanta eficacia: mediante la distracción, la hipnosis, la narcosis, la acupuntura. (¡El que considere exagerada esta afirmación, recuerde el fenómeno del dolor fantasma!) Todo lo que experimentamos y sufrimos en un proceso de enfermedad física ocurre sólo en nuestra mente. La definición «psíquica» o «somática» se refiere sólo a la superficie de proyección. Si una persona está enferma de amor, proyecta sus sensaciones sobre algo incorpóreo, es decir, el amor, mientras que el que tiene anginas las proyecta en la garganta, pero uno y otro sólo pueden sufrir en la mente. La materia —y, por lo tanto, también el cuerpo— sólo pueden servir de superficie de proyección, pero en sí nunca es el lugar en el que surge un problema y, por consiguiente, tampoco el lugar en el que pueda resolverse. El cuerpo, como superficie de proyección, puede representar un excelente auxiliar para un mejor discernimiento, pero las soluciones sólo puede darlas el conocimiento. Por lo tanto, cada proceso patológico corporal representa únicamente el desarrollo simbólico de un problema cuya experiencia enriquecerá la conciencia. Ésta es también la razón por la que cada enfermedad supone una fase de maduración. 
Si queréis compartir opiniones e inspiraciones en los comentarios son bienvenidas.
Anuncios

Un pensamiento en “Cuando enfermamos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s