El valor espiritual

Esencias-espirituales

“Cuando sepas lo que deseas, averigua el precio y luego págalo con gusto.”

Raimon Sanso

Estos días estoy intentando reajustar y re-direccionar algunos patrones dentro de mi.

La verdad que no es que no estuviera contenta con mi vida, pero sí es cierto que durante los últimos 4 meses más de una vez me he preguntado qué era lo que hacía que periódicamente entrara en una espiral de no estar tan a gusto.

Leyendo, estudiando, practicando, meditando y sobre todo buscando, me encuentro con un sin fin de creencias arraigadas en mí que no me estaban haciendo ningún favor.

Durante mucho tiempo no estuve dispuesta a pagar el precio de quién soy, de lo que deseo para mí y mi Vida, y no por que no tuviera un ideal o meta, sino porque no me creía que pudiera llegar a ser lo que soy, donde hoy siento que he llegado. 

No hemos sido educados, de forma general, para brillar, para ser exitosos, y mucho menos para que todo eso tenga que ver con un proceso espiritual. 

La abundancia sí es una estado espiritual, es más, sólo se llega a través del espíritu, porque no tiene que ver con la cantidad, si no con la calidad de aquello que tienes y el saber qué es lo que quiere realmente tu alma y por último estar dispuest@ a pagar el precio.

Quieres ser feliz y que tu vida esté llena de plenitud y alegría, pero si te digo que disfrutes de la vida y encuentres tu pasión no estás dispuest@ a darte el valor y el tiempo necesario. Pues entonces esta claro que no quieres realmente eso. O quizás tienes tanto miedo que no puedes hacerlo, o tu Ego es demasiado grande como para no permitirte brillar y triunfar. Porque al Ego le encanta tener la razón y levantarse un día y decirte, “te lo dije, tu no ibas a hacerlo”.

En mis clases muchas veces propongo tareas para hacer en casa, pequeños retos para experimentar el estar conectad@s más allá de la hora y poco que te permites semanalmente. Hace poco propuse a mis alumnos que se tomarán 10 minutos al día para bailar durante unas semanas, bailar desde el disfrute, bailar a la Vida, bailar como un juego, que eligieran una canción que les gustara y que la bailaran como si nadie los estuviera viendo. Lo que más me llamó la atención es que much@s se quejaban de la propuesta sin siquiera probarlo, me decían que no lo podían hacer porque no tenían tiempo o sin decir nada se escuchaba un resoplar de aquello que parece que se hace con desgana y por obligación. Yo solo podía preguntarme y preguntarles porqué nos ponemos tantas pegas para regalarnos 10 minutos diarios de disfrute. Y me llevo algunos días de reflexión sobre como gestionaba mi tiempo en relación a lo que me nutre y a lo que no.

Así que la reflexión que hoy quería traerte es que te preguntes que es lo que deseas, no tanto materialmente, sino que es lo que buscas detrás de ese deseo material, cómo quieres vivir, cómo quieres sentirte. Y cuando lo sepas, observa si estás dispuest@ a pagar el precio de aquello que deseas. Espero que así sea.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s